miércoles, 12 de marzo de 2008


A Monsieur Lafitte le agrada que llegue la hora de los postres. (A mi también)

A Monsieur Lafitte le fascina Jugar-a-Colar-Cerezas por mi escote. (A mi también... y el movimiento de sus manos-planetas)

A Monsieur Lafitte le provocan y le enardecen las risas escurridizas-mías y mi pose indolente. (A mi también... y la suya-instintiva)

A Monsieur Lafitte le brillan a la luz ambarina de las velas, perturbadoramente, los ojos y los colmillos en cada lance. (A mi también... y su mirada-glauca)

A Monsieur Lafitte le seduce predecir las posibilidades que tiene el fruto de rodar hasta la cima de mi pubis y allí, oscilante, voluptuoso e insinuante, detenerse. (A mi también... y sus divagaciones)

Pero... a Monsieur Lafitte le inquieta el disgusto que supone comerse una Cereza... (A mi no, eso no) porque Monsieur las aborrece y las maldice... sin embargo, acaba gateando y trepando hasta alcanzarme las rodillas, serpenteando por mi ombligo y llenándose la boca de Ellas porque siempre Amó y Adoró Mi Coño.

(Bésame, mi amor)





10 comentarios:

Verlaine dijo...

Ya pensaba en naufragios porque habeís tardado en volver.
Dame un número !Dame un puñetero número!!Y cerezas!

Anónimo dijo...

Resulta chocante y muy atractiva esa mezcla de palabras suaves con cierto toque de ironia. Puedes ser mas dura la puta de lafitte, mucho mas mordaz. Intentalo.
Saludos y besos

niño de los espejos dijo...

Que suerte, hay un teclado en la cabeza del catcher del ombligo desbanda de cerezas pepita de sudor, le crecen teclas como cabellos a un ritmo que hace presentir combinaciones de calvicies provisionales neologismo

-Quien eres?

-No lo se, canso amnesia desde que aquel dia una de esas me golpeo la cabeza.

-Estuve.

-Cuanta razon.

tac tac tac tac tac tac

hare unas cuantas preguntas rojas y me marchare por el ombligo con el guante a cambio de un rescate morbo lectura de mano izquierda

estoy listo para las mejores cosas redondas

Anónimo dijo...

!ke rueden las cerezas! yo tambien las odio :)
te amo, princesa

Paloma Fashion dijo...

¿Y unas ciruelas?
Felicidades de nuevo.

R.S. dijo...

¿Kien es monsieur de lafitte? ¿Es un sueño? ¿Una proyeccion? ¿Un hombre real? ¿Un fantasma?

Anónimo dijo...

Como soy adicto al sexo me gusta imaginar un coño con cerezas.
Fantastico

Adúlter dijo...

Leo con curiosidad (ahora que ya no escribo).

siglo xxI dijo...

Mi vista alcanza un un remoto arbol de cerezas. Lastima :(

azul dijo...

Lo tuyo siempre será ponerle nombres a las cosas cotidianas. Al menos es un consuelo, y alivia, saber que aun quedan personas que entienden el mundo con metaforas. Gracias