jueves, 6 de marzo de 2008

"Incluso, deformada y mutilada, la vida continua" parece querer decirme el Hombre que Luce del Color de las Mandarinas.
No podría negarle, sin ninguna duda, que las siestas, los crepúsculos, los soles se suceden; pero yo le (te) siento tan rasgado... que no me convence esa manera incesante de llevar, como soldadas a la piel, tiritas y vendas y asumir sin rechistar que esas fueron las señales que dejaron las tormentas y las tronadas al paso de la Vida... y pretender sentirnos consolados y casi agradecidos.
Mi ruta-cosmo(i)lógica no dista mucha de la suya y danzamos sueños y alborotos similares, un finísimo hilo de plata unió nuestros ombligos hace mil años... pero él, quizá, se hizo adulto bruscamente y yo me quedé, cómoda e indolora, contando hormigas y cometas.
Trenzo flores y danzo: Soy la Puta de un Corsario (reverencias)

4 comentarios:

Watanabe dijo...

Somos dos planetas surcando un universo paralelo, imaginario irreal, inestable, a veces nuestros universos se suman se sumergen juntos en el amor, se rozan, se aman, otras veces nuestros planetas, desaparecen en el infinito de una gran ola, chocando hasta el odio inventado, pero nuestro sadismo va más allá y nos arrastra placer-dolor, amor-odio, contigo-sin ti, ves lo que yo decia mi bella rufiana dos planetas en medio de la irrealidad, navegando hacia ningún sitio y sin embargo volviendo al mismo puerto cada noche....

Verlaine dijo...

Algun dia tendremos que hacer un homenaje a monsieur Rimbaud y tender mas cuerdas y mas guirnaldas. Dame un numero.

Anónimo dijo...

Y añado, que siempre fue un placer perderme en tus palabras. Hacen soñar y volar. De nuevo: felicidades

hombre-constelado dijo...

yo el hombre-constelado,el autentico de color mandarina acabo de recibir una lluvia de vocales.
Uy que refrescante.